e-mail, cuatro décadas entre nosotros

El arroba cumple 40 años

En el aniversario del correo electrónico, presentamos un repaso de su historia y sus perspectivas de supervivencia frente al éxito de las redes sociales. ¿Llegará a soplar las cincuenta velitas?

El 21 de junio de 1971, Ray Tomlinson, un ingeniero informático nacido en la ciudad de Nueva York, envió el primer correo electrónico desde una ruta donde un arroba intermedió entre el nombre de usuario y el del servidor. La incorporación de este símbolo -poco utilizado por entonces, hoy super popular- no respondió a un capricho: la idea era emplear una letra presente en los teclados pero que al mismo tiempo no apareciera en los nombres propios de los usuarios ni de los servidores, de modo que éste separe ambos términos sin lugar a la confusión y brindando continuidad a la dirección electrónica.

Tomlinson, galardonado años más tarde por esta crucial invención con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, dio por entonces inicio a un sistema que transformó radicalmente la interacción entre las personas, empresas y gobiernos, cuyo uso se volvió cotidiano y en muchos sentidos indispensable. Así como las cartas enviadas por correo postal reemplazaron al telégrafo y éste a las palomas mensajeras, el email se erigió pronto como un medio primordial de comunicación gracias a su inmediatez y sencillez, sin hallar limitaciones en las fronteras geográficas. Que las palabras lleguen en menos de un segundo a cualquier rincón del mundo fue, sin lugar a dudas, un hecho revolucionario.

En ocasión del aniversario, el sitio ReachMail publica una interesante infografía que da cuenta de la evolución del correo electrónico tal como lo conocemos. Entre los hitos de su historia, se destaca:

1974: La Reina Elizabeth II de Gran Bretaña es la primera figura de la política en enviar un email en el año 1974.
1978: Se envía la primera publicidad a través de este medio digital.
1982: La palabra ''email'' comienza a utilizarse y se establecen los primeros emoticones, símbolos que emulan emociones como la alegría o la tristeza con los símbolos presentes en cualquier teclado tradicional.
1997: Microsoft incursiona con fuerza en este segmento con la adquisición de la plataforma Hotmail y con el lanzamiento de Outlook.
1998: El término Spam, utilizado para referir al correo basura o no deseado, es incorporado al diccionario de Oxford. En el siguiente enlace puedes conocer más acerca de la historia del Spam: http://bit.ly/kMX3tj
En este mismo año, se estrena la película ''Tienes un email'' protagonizada por Tom Hanks y Meg Ryan. Se convierte en un éxito de taquilla.
2000-2011: Se establecen las primeras políticas anti-Spam, se introducen capacidades multimedia a los correos electrónicos, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, compila para su campaña una base de datos con 13 millones de direcciones de email.

En este repaso llegamos a la actualidad de la comunicación vía Web y resulta insoslayable la referencia al exponencial éxito de las redes sociales, con Facebook y Twitter como máximos representantes. Estas plataformas de interacción multidireccional que además permiten compartir contenido dinámicamente, han restado cierta popularidad al viejo y querido email, a sus palabras y a sus archivos adjuntos.

¿Sobrevivirá el correo electrónico a las nuevas tendencias? ¿El arroba se instalará definitivamente como el símbolo que precede a los nombres de Twitter? ¿Desconocerán los usuarios del año 2020 qué es lo que ha sido el email, de un modo similar al que muchos jóvenes jamás han pegado una estampilla a un sobre para luego echarlo en un buzón de hierro? Lejos de ensayar predicciones tecnológicas, en su aniversario número cuarenta el email deberá reinvertar parte de su magia a menos que se entregue a la evolución y se conforme con el poco despreciable espacio que se le entrega a los pioneros.

Uriel Bederman

0 comentarios:

Advertencia:

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.