El chairo, todos conocemos uno

¿Qué es un chairo? Chairo es una derivación de la palabra chaira, chaqueta, masturbación. Esto se debe a que el chairo se hace masturbaciones mentales, significa que este tipo de persona se forma ideas sin sustento real acerca de un tema y no acepta opiniones diferentes y mucho menos en contra. No existe la posibilidad de diálogo y creen en las teorías de la conspiración.

No acostumbro a poner etiquetas a las relaciones ni a las personas, durante mucho tiempo me resistí a llamar chairo a alguien, pero vaya que son tan intensos, insistentes y pululan, que no me han dejado opción más que etiquetarlos.

Podemos identificar dos tipos de chairo; de derecha y de izquierda. El chairo de derecha ( o derechairo) tiene más que ver con asuntos ambientales, la ecología, calentamiento global, ser peatón, ser ciclista.

El chairo ciclista, por ejemplo, se siente empoderado por una fuerza divina que los hace superiores a los no ciclistas quienes automáticamente, y sin mediación de por medio, todo aquel que use el automóvil es su enemigo y algunos tachan a estos últimos de asesinos, así de intensos llegan a ser. Los chairos antitaurinos (otro ejemplo) no son igual de intensos contra las peleas de gallos, donde mueren más que toros en los ruedos, tampoco se manifiestan a favor de las vacas lecheras que viven la mayor parte de su vida útil enjauladas y conectadas a una máquina ordeñadora que les succiona hasta la sangre. Hay chairos de derecha que están profundamente preocupados por el calentamiento global y la contaminación, estos están un poco más informados, no como los de Green Peace que de buenas intenciones se han vuelto radicales.

Por otra parte, los chairos de izquierda tienen un mesías; El Mesías tropical poseedor de la verdad absoluta, perfecto y que nunca se equivoca, quien está más allá y muy por encima de cualquier otra divinidad y no tiene que decir absolutamente nada para defenderse, sus chairos lo defienden. Todos son culpables de su desgraciada vida sin tener ellos ninguna responsabilidad, la mafia en el poder los ha sometido, aunque piensan que los sometidos somos los otros, el “sistema” tiene la culpa de todo lo malo que sucede, sin tener una pizca de idea de La teoría General de Sistemas de Ludwig von Bertalanffy. Me causan mucha gracia cuando su fuente es, por ejemplo, Notigodinez o un video de Brozo (aunque odian a televisa porque les da una posición intelectual, según ellos claro está)

Los chairos de derecha tienen a sus paladines; Ricardo Alemán y el periódico Reforma. Los de izquierda; Carmen Aristegui y el periódico La Jornada, sólo por mencionar algunos, en ambos casos algunos utilizan videos de YouTube que subieron otros chairos sin importar si es de derecha o de izquierda


Un punto en coincidencia entre los chairos derecha y de izquierda es cuando odian al presidente en turno y se la pasan escribiendo diariamente insultándolo a mansalva con razón o sin ella, pienso que en el fondo; lo envidian.

Los chairos surgen masivamente en las redes sociales y podemos dividirlos en dos grupos; el de Twitter y el de Facebook.

El chairo de tuitero es normalmente un desconocido que se mete en un tuit, de ahí que también se le llama “solovino” (una gran amiga mía les llama “desquehacerados” y me encanta esa palabra). Estos me divierten, la mayoría llega insultando por opinar diferente y simplemente los ignoro, los menos aparentan ser razonables algunos llegan a ser ingeniosos, pero al tercer intercambio de tuits vienen los insultos cuando se les han acabado los argumentos. 

¿Qué pasa con los chairos que no se puede dialogar, no se puede razonar, topa uno con pared? Los de izquierda son total y absolutamente dogmáticos, mientras los derechairos en su mayoría son gente que lee, que tiene buenas intenciones, que busca la mejora del ser humano, pero las exacerban, no aceptan nada que vaya en contra de quienes no piense igual, y por consiguiente opinan de quienes no compartimos su idea, que estamos haciéndole daño al planeta, al ser humano, a la vida en general y nos convierten inmediatamente en irresponsables e inconscientes.

El chairo de Facebook, por el contrario, es un chairo conocido compañero de trabajo, de la escuela o de algún lugar de la vida, de quien no se había manifestado como chairo. Hasta que se me ocurre poner un post desde mi área de experiencia profesional; la planeación y la gestión estratégica internacional, que llevo ejerciendo desde 1994 profesionalmente y que vivo de ella como consultor e instructor. Entonces aparece un chairo, frecuentemente por inbox, por no querer ser descubierto por sus cuates, o por ser de doble moral, opinando en sentid contrario, sin ninguna base, sin ningún soporte como referencia, insultando incluso, o presentando vídeos o artículos de páginas web de dudosa seriedad, o abiertamente tendenciosos, nunca de una fuente internacional confiable, sin información seria que está incluso disponible en la misma red, llegan a querer imponer su opinión sin sustento académico, no a tratar de comprender (5º Hábito de Stephen Covey) Yo no debo aceptar necedades en mi profesión y tampoco es profesional de parte mía decir a un cliente; imagino, supongo, creo, sino que debo dar una respuesta clara, concisa, precisa y comprobable.

Tengo en mi muro una cantidad de personas que no opinamos igual, pero podemos dialogar, pensar diferente, hasta en sentido opuesto, porque las cosas que nos son afines, aunque sean pocas, son mucho más fuerte que nuestras diferencias de opinión, porque sabemos que las diferencias nos enriquecen. Ya llegó el momento en que me he cansado de tanto chairo que me encontré en mi muro, con los de Twitter tengo suficientes.

Me he cansado de necedades en materia de mi absoluta competencia, por esto en estos últimos días he estado haciendo una limpieza de chairos, aunque alguien ya me dijo que era una mierda por borrar a quien no piensa como yo, la razón es precisamente contraria; los borro porque no razonan. 

Por otra parte, a veces huyo de Twitter porque, son rápidos y furiosos, para refugiarme en una aparente calma que este muro me ofrecía. Este es mi muro y lo manejo como quiero, soy responsable por lo que escribo y tú eres responsable por lo que interpretas.

Los no bienvenidos no podrán leer esto, pero no les afectará… a mí tampoco.

PS. Uso la palabra chairo de manera genérica, sé que también hay quienes quiere que escriba "chaira y chairo" y no una sola palabra que los contenga, eso sinceramente se me hace absurdo e innecesario y quizá sea tema de otro escrito, o no.

Escrito en Facebook 15-marzo-2017

0 comentarios:

Advertencia:

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.