RÉCORDS DEL MUNDO ANIMAL

El grupo animal más numeroso


Los artrópodos. El número de especies de este grupo supera el millón y medio. Dentro de este grupo, los más abundantes son los insectos (1 millón de especies).


El que pasa más horas comiendo

La musaraña pigmea, aunque solo pesa 3 gramos, se pasa el día comiendo.

El elefante africano necesita consumir 200 kilos de hierba, tarea a la que dedica 16 horas al día.

El más fuerte

El escarabajo rinoceronte, Oryctes nasicornis, que vive en Europa, por ser capaz de soportar en su dorso una carga 30 veces mayor que su propio peso durante una hora.

La hormiga es otra forzuda capaz de levantar pesos equivalentes a 20 veces el de su propio cuerpo.

El excavador más rápido

El topo puede excavar en tierra 5 metros por hora.


El más ruidoso

La ballena azul, Balaenoptera musculus, es capaz de emitir sonidos más fuertes que un avión a reacción.

 

 

 

El insecto más ruidoso


Las cigarras. Pueden oírse a 400 metros de distancia.


El más dormilón


El koala, Phascolarctos cinereus, que se pasa 22 horas al día durmiendo.


El insecto que vuela más rápido

El tábano Hybomitra hinei wrighti alcanza la velocidad de 145 Km/h. El segundo es la libélula australiana Austrophlebia costalis que alcanza los 90 km/h.


El insecto que corre más rápido

El escarabajo tigre australiano (Cicindela hudsoni) corre a una velocidad de 2,5 metros por segundo (10 Km/h). Las cucarachas americanas, Periplaneta americana alcanzan una velocidad de casi 5 Km/h.

 

La rana más saltarina

La rana africana Ptychadena oxyrhynchus, uno de cuyos ejemplares saltó 5,35 metros de longitud

 

El que mejor se orienta


La golondrina de mar o charrán ártico (Sterna paradisea). Anida en el círculo polar ártico e inverna en la Antártida.

El más veloz en vuelo

El halcón peregrino (Falco peregrinus) que alcanza en el vuelo en picado los 300 Km./hora. En vuelo normal su velocidad se aproxima a la del vencejo, Apus apus, 160 Km./h. Por lo tanto, el vencejo y el halcón son los seres vivos más veloces de La Tierra. El rabitojo mongol, Hirundapus caudacutus, emparentado con las golondrinas, supera los 170 Km/h.

 

El ave que vuela más lento

La bécada americana, Scolopax minor vuela a una velocidad de 8 km/h


El ave más veloz en tierra

El avestruz alcanza los 80 Km/h

El que aletea más rápido
El colibrí Heliactin cornuta bate sus alas a una velocidad de 90 veces por segundo, 5.400 veces por minuto.


El que vuela más alto

En 1973, un buitre griffon de Rupell (Gyps rueppellii) chocó con un avión que volaba a 11.277 metros sobre Costa de Marfil. Los cisnes negros también alcanzan grandes alturas, como atestiguó un piloto que observó una bandada a 8.230 metros de altura sobre las islas Hébridas. También fueron un grupo de escaladores del Everest vió un ánsar calvo (Anser indicus) sobrevolando el Himalaya a más de 8.500 metros, y observaron chovas piquirrojas en las cumbres del Everest. Estas aves deben de poseer un eficiente sistema circulatorio para soportar un aire escaso en oxígeno.


El record en vuelo de fondo

El chorlito dorado es capaz de volar ininterrumpidamente una distancia de 3.000 Km.

 

 

 

El más veloz en tierra firme


El guepardo alcanza la velocidad de 120 Km./hora. Le sigue la gacela de Mongolia con 100 Km./h. Sin embargo, el guepardo solo puede mantener la velocidad en distancias cortas, mientras que la gacela es mejor corredora de fondo.


El más veloz en natación

El pez vela Istiophorus platypterus es capaz de superar los 80 Km./h. Le sigue en velocidad el atún, con unos 70 Km./h, aunque en recorridos cortos puede alcanzar los 110 Km./h en cuyo caso sería el nadador más veloz.

Pero muy superior es la velocidad que alcanzan los peces voladores del género Exocoetus en el momento del despegue fuera del agua: 600 km/h. Pero en este caso su cuerpo se encuentra fuera del agua.


El ave que nada más rápido

El pingüino de pico rojo de Papúa, Pygoscelis papua. Alcanza la velocidad de 27 km/hora.


El ave que bucea a mayor profundidad

El pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) es capaz de bucear a 255 m (hay citas de 483 m) de profundidad aguantando la respiración durante 5 a 18 minutos, alcanzado velocidades del orden de los 40 Km/h.

El record en salto de altura

 

 

Lo tiene el puma, Felis concolor, que alcanza en salto los 4 metros de altura.

 

 

 



Pero en relación a su peso, el récord lo tiene la pulga, capaz de saltar 30 cm. Grillos y saltamontes pueden saltar a 2 metros de altura.


El mayor salto sin impulso previo es el de la gacela saltarina, Antidorcas marsupialis, que estando parada puede dar saltos de 3 metros de altura.

 

 

 


El record en salto de longitud

El antílope puede dar saltos que superan los 9 metros de longitud.

También el canguro puede dar saltos de 9 metros de longitud y 3,30 metros de altura.


En relación a su peso son los grillos y saltamontes, que son capaces de dar saltos de 6 metros de longitud. Los guepardos pueden alcanzar los 7 metros.

 

El depredador más rápido

No es el halcón ni el guepardo, sino una langosta mantis de Australia, Erugosquilla grahami que empala a sus víctimas en 5 milisegundos.


El mamífero más lento

 

El perezoso de tres dedos, Bradypus tridactilus, se mueve en el suelo a una velocidad de 2,2 metros por hora.

 

 

 

 

El más inteligente

 
Después del hombre, los animales más inteligentes son el delfín, Delphinus delphis, y el chimpancé, Pan troglodytes. El primero es capaz de comunicarse mediante un lenguaje de sonidos, y el segundo es capaz de utilizar algunas herramientas e imitar al hombre.


El perro más inteligente. Los de la raza collie, a la cual pertenece el famoso Lasie de las películas.


El perro más torpe

La raza del galgo afgano.

El depredador más pequeño
Es un protozoo flagelado marino del Pacífico ecuatorial, Picophagus flagellatus, que mide menos de 3 micras y posee un flagelo de unas 18 micras con numerosos filamentos reticulares en los que atrapa a las bacterias que le sirven de alimento.


El más temido
El tiburón blanco, tras la película de Holliwood y la sensación de indefensión del hombre en el medio acuático. Sin embargo este enorme tiburón de 8 m prefiere la carne rica en grasa, como la de las focas. Cuando ataca al hombre es porque lo confunde a causa de su mala calidad visual. Tras el primer ataque, que aprovecha para matar y saborear a sus presas, si se trata de un hombre suele abandonar. Por eso muchos humanos vivieron para contarlo. Pero aún así, ¿quien no teme al Gran Blanco?. Sin embargo, el tiburón que más ataca al hombre es el jaquetón toro (Carcharhinus leucas), seguido del tiburón tigre Galeocerdo cuvieri.


El más feroz

La piraña, Serrasalmus spp.


El más luminoso

Son varias las especies de seres vivos de todos los reinos capaces de emitir bioluminiscencia. Pero lo curioso es que un pequeño crustáceo bioluminiscente (Cypridina) una vez seco conserva su luminosidad durante 30 años. En la segunda guerra mundial los soldados japoneses los esparcían por la palma de la mano y la usaban de linterna.


El pez abisal Photoblepharon palpebratus emite una bioluminiscencia tan intensa que puede ser visto a 30 metros de distancia.

El animal marino más hermoso

El más impresionante por su belleza luminiscente es un calamar bioluminiscente de más de 15 metros de largo, conocido con el nombre de lámpara maravillosa. Vive en la zona abisal del Atlántico sur, a 5.000 metros de profundidad. Posee 24 órganos luminosos situados estéticamente, y emiten distintas tonalidades de color.


El más chivato

El indicador (Indicator indicator), pequeña ave africana, llama la atención de las personas con su canto para luego guiarlas hasta donde se encuentra una colmena de abejas. Este comportamiento es interesado porque luego se alimenta de las larvas y la cera del destruido panal.

 


El más hablador


El loro gris africano, Psittacus arithacus, es capaz de imitar sonidos y la voz humana, como otros loros, pero su vocabulario puede superar las 800 palabras.


El más viril
El hámster es capaz de mantener 65 acoplamientos en una hora (menos de 1 por minuto). Al jerbillo se le han contabilizado aún más: 224 por hora.


La hembra más viril


Las hembras de la hiena moteada o manchada, Crocuta crocuta, son tan similares al macho que es difícil diferenciar el sexo. Los órganos secundarios femeninos son tan similares a los del macho que solo se pueden distinguir mediante una inspección táctil. La causa parece ser la elevada concentración de hormonas masculinas en la sangre.


El macho más femenino

En las aves, la hembra tiene colores apagados y el macho luce un plumaje más llamativo en la época de cría. Esto no sucede con el falaropo picofino, Phalaropus lobatus (falaropo mouro). En esta especie se invirtieron los papeles, y es la hembra quien corteja al macho, pone los huevos en el nido y se marcha a buscar otra pareja mientras el macho incuba los huevos y cría la pollada.


El macho que amamanta a sus crías

Los machos del murciélago frugívoro de Malasia, Dyacopterus spadiceus, producen leche para amamantar a sus crías. Para ello consumen plantas con hormonas que estimulan la producción láctea.

 


El ave con las alas más grandes

La mayor envergadura alar es la del albatros viajero Diomedea exulans, que sobrepasa los 3,5 metros. Alas tan grandes les dificultan emprender el vuelo; pero les facilitan el planeo. El cóndor es la siguiente, con una envergadura alar de 3 metros.

El ave de mayor envergadura que existió en la Tierra fue el teratorm gigante, Argentavis magnificens, que vivió en Argentina a finales del Mioceno, hace unos 5 millones de años, alcanzando una envergadura alar que duplicaba a la del albatros: 7,3 metros y 120 kg de peso. Se trataba de un gigantesco buitre.

El ave que pasa más tiempo sin pisar tierra. El charrán sombrío, Sterna fuscata, después de nacer pasa 4 años sin regresar a tierra para criar. Luego lo hará cada año.


El pez capturado a mayor profundidad. Una doncella abisal de 20 cm, Abyssobrotula galatheae, capturada a una profundidad de 8.370 metros en la Fosa de Puerto Rico.


El pez que pone más huevos

La hembra del pez luna, Mola mola, puede desovar 30 millones de huevos.

El bacalao, Gadus morhua, desova 7 millones de huevos; pero no por ello su eficacia reproductiva es mayor que la de otras especies menos prolíficas. Lo que sucede es que existen depredadores que devoran sus huevos y alevines.


La telaraña más grande


La construida por la araña de oro gigante Nephila clavipes, que mide más de 1 metro de diámetro y en la que puede atrapar ranas.


El de más patas. Algunos ciempiés tienen normalmente entre 15 y 150 pares de patas. Hay citas de ejemplares de 750 patas (325 pares), aunque nos parece excesivo.


Peces con motor fuera-borda

La agujas de los géneros Belone, Scomberesox y Hemiramphus, son capaces de nadar velozmente por la superficie del auga utilizando el lóbulo inferior de su aleta caudal, de forma que su cuerpo sale fuera del agua con el mismo ángulo de una lancha rápida y alcanzando una gran velocidad, de hasta 600 km/h. Los peces voladores del género Exocoetus utilizan la misma técnica para coger impulso y despegar utilizando sus aletas pectorales para planear hasta 360 metros de longitud y a 7 metros de altura.


El pez que huele mejor

El tímalo, Thymallus thymallus, es un pez de agua dulce que debe su nombre al olor a tomillo que desprende su carne.

 


El nido más grande

Las aves martillo (Scopus umbretta), parientes de las cigüeñas, construyen nidos esféricos de 2 m de diámetro, cuyo interior está dividido en varias galerías.

Pero el nido individual más grande que se ha encontrado correspondía a varias generaciones de águila blanca, encontrado en Florida, que tenía 6 m de altura y 3 m de diámetro.

El megapodio ocelado o ave de Mallee, Leipoa ocellata, originario de Australia, construye un nido formado por un montículo de tierra que mide 4,5 metros de alto y 10 metros de largo.

Los pájaros republicanos construyen nidos colectivos sobre los árboles, capaces de albergar a más de 1.000 polluelos de más de 300 parejas.

El ave que anida a más altura
El mérgulo jaspeado, Brachyrhamphus marmoratus, ave marina de las costas del Pacífico que construye su nido en lo alto de los abetos a más de 45 metros de altura.


La única ave hibernante

El chotacabras de Nattal o tapacamino común, Phalaenoptilus nuttallii, que vive en Norteamérica.

 


El alga más grande

 

El kelp gigante de las costas de California, Macrocystis pyrifera, puede alcanzar los 54 metros de longitud

La estrella de mar que vive a mayor profundidad Eremicaster tenebrarius. Fué localizada a 7.630 metros de profundidad.

 

 

 

La estrella de mar más rápida

Pycnopodia helianthoides. Alcanza los 75 centímetros por minuto.
El erizo de mar que vive a mayor profundidad
Una especie no identificada se localizó a 7.250 metros de profundidad cerca de Indonesia.
La holoturia que vive a mayor profundidad
En la fosa de Filipinas se encontró un ejemplar no identificado a 10.190 metros de profundidad.
El crinoideo que vive a mayor profundidad
Un ejemplar no identificado en la Fosa de Kermadec, a 8.210 metros de profundidad.


La araña más venenosa

La cténida brasileña o araña del banano, Phoneutria nigriventer, es la que posee el veneno más potente. Sus patas tienen una longitud de 10 cm. Sin embargo, esta araña tiene dificultades para inyectar su veneno en los humanos. Más peligrosa para los humanos es la viuda negra, de la cual hay varias especies del género Latrodectus. Entre ellas destaca la viuda negra americana Latrodectus mactans que se caracteriza por una marca roja con forma de reloj de arena en el abdomen. También en Europa hay viudas negras que generaron la fama de que las tarántulas eran peligrosas.


El escorpión más venenoso

El escorpión dorado israelí, Leiurus quinquestriatus


El cefalópodo más venenoso

El pulpo de anillos azules, de Australia, posee una saliva venenosa capaz de matar a 20 adultos humano. El veneno es tetrodotoxina.

 

El pez más venenoso

El pez piedra, Synanceia verrucosa, que mide 20 cm y posee una venenosa espina dorsal capaz de atravesar la suela de los zapatos. Vive en las islas del Pacífico (Hawaii e Indonesia).


El lagarto más venenoso

Los lagartos no suelen ser venenosos. Solamente existen 2 especies venenosas del género Heloderma: H. horridum (lagartija de abalorios de México) y H. suspectum (monstruo de Gila) que viven en regiones desérticas de Texas, Arizona y México. Sus dientes poseen una ranura longitudinal a través de la cual inyectan el veneno segregado por unas glándulas situadas en el labio inferior.

La serpiente más venenosa

Las serpientes marinas, de Timor e Indonesia cuyo veneno es 100 veces más potente que el de la serpiente taipán, Oxyuranus microlepidotus, una serpiente de la familia de las cobras que vive al este de Australia cuyo veneno es 50 veces más activo que el de la cobra india y 800 de la serpiente de cascabel. La dosis letal de su veneno es de 0.00099 mg/Kg de peso. Ver otras dosis letales de reptiles.


La serpiente más peligrosa

La cobra asiática, Naja naja, causa la muerte de 15.000 personas al año. Las víboras carenadas de Asia y África provocan 10.000 muertes anuales.


El pájaro más venenoso

El pitohui encapuchado (Pitohui dichrous) o ave basura de Nueva Guinea es el único ave venenoso. El veneno que fabrican es la homeobatraciotoxina, típica de algunas ranas, y se encuentra preferentemente en las plumas, en la piel. Ifrita kowaldi es otra ave venenosa.


El mamífero más venenoso

El estrafalario ornitorrinco, Ornithorhynchus anatinus, posee un espolón venenoso en una de sus patas traseras. Su veneno produce intensos dolores. Junto con la musaraña son las dos únicas especies de mamíferos venenosos.


El animal más longevo

La ballena franca de Groenlandia (Balaena mysticetus) puede vivir 210 años. Las tortugas gigantes de las islas Galápagos pueden alcanzar los 150 años. Pero entre las tortugas el récord lo tiene una tortuga de Aldraba, Aldrabachelys elephantina de la isla Mauricio, que vivió 152 años en cautividad.


El invertebrado más longevo

La almeja gigante, Tridacna gigas, puede vivir más 60 años, incluso se citan 200 años, convirtiéndose con la ballena franca de Groenlandia en uno de los animales más longevos.


El pez más longevo

La platija, Platichthys flesus, puede llegar a vivir 60 años si no es capturada por algún depredador.

 

 


El ser vivo más longevo. Una bacteria encontrada en un cristal de sal sobrevivió durante 250 millones de años.


El ave más longeva. El cisne, Cygnus spp., puede vivir 100 años. Los loros de 40 a 100 y las cacatúas 75 años

El insecto más longevo

La termita reina: 50 años.


El reptil más longevo

La tortuga de Herman: 120 años.


El anfibio más longevo

La salamandra: 55 años.

El ave más numerosa

El tejedor rojo, Quelea quelea, que vive en el Sahara. Su número se estima en más de mil millones de individuos.

El más viajero

El charrán ártico Sterna paradisaea. En sus migraciones recorre 36.000 kilómetros anuales desde el Ártico hasta el Antártico.
También es una proeza la del colibrí Selasphorus rufus que con sus 10 cm de longitud recorre 10.000 kilómetros entre Alaska y México.


El más resistente

Los Tardígrados (osos de agua), pequeños invertebrados de 0,1 a 1,2 mm que viven en lugares húmedos y son abundantes entre los musgos y helechos. En condiciones adversas pasan a vida latente, siendo capaces de soportas temperaturas entre -272 ºC y 156 ºC, elevadas presiones, radiaciones y el vacío absoluto. Se ha comprobado que pueden revivir después de 20 años en fase latente.
Las bacterias extremófilas pueden encontrarse en el agua hirviente de los géiseres y en las fumarolas de los volcanes submarinos. Probablemente son los seres vivos más primitivos, porque al mismo tiempo son anaerobios y soportan un pH ácido.

El más resistente a la radiactividad

La bacteria Deinococcus radiodurans es capaz de soportar 1,5 millones de rads (3.000 veces superior a la exposición letal para el hombre). Esta bacteria fue encontrada en alimentos irradiados, een instrumental médico esterilizado y en las cubas de reactores nucleares.
Para esta hazaña posee cromosomas duplicados que le permiten reparar los daños producidos por la radiación en su matrial genético.

 


El más resistente al frío
La salamandra siberiana Hynobius keyserlingi soporta temperaturas inferiores a 35 ºC bajo cero.

El pez más resistente al frío
El pez negro de la tundra de Siberia y Alaska, Dallia pectoralis, es capaz de mantenerse con vida congelado en un bloque de nieve varias semanas.


Los más fieles a su comunidad

 
Los insectos sociales, como las abejas y las hormigas.

El más fiel a su pareja

Los gansos o ánsares comunes se aparean para toda la vida. Incluso se ha dicho, quizás un poco exageradamente, que cuando enviudan mueren de tristeza.

Las cigüeñas también mantienen sus lazos de por vida, aunque pueden separarse tras la época de apareamiento para volverse a encontrar al siguiente año.
Del lobo se cuenta que un macho se arriesgó a robar la piel de su pareja, que se secaba en un corral tras una batida.


La hembra más infiel
Las de los arácnidos (arañas y escorpiones) y la mantis. Las hembras se comen al macho tras la cópula (a veces antes si no se acerca con precaución).

En algunas especies de mantis parece ser que el sacrificio del macho es imprescindible. Es necesario que la hembra devore su cabeza para evitar el bloqueo que ésta ejerce sobre las reacciones reflejas de la cópula. Al fin y al cabo, tras la cópula el macho ya no sirve para nada en la perpetuación de la especie.
El ciervo volante (Lucanus cervus)y otras especies de escarabajos con largos apéndices a modo de cuernos en los machos, luchan entre ellos por la posesión de las hembras; pero éstas no dudan en abandonar a sus pretendientes en plena lucha para marchar con el próximo que llegue.

El más solidario

 

El murciélago vampiro. Si un compañero no encontró comida, el otro regurgita sangre para compartirla.

 

 

El animal más prolífico
El pulgón del repollo (Brevycorine brassicae), que es capaz de generar en un año una descendencia que alcanzaría un peso de 822 millones de toneladas. Aunque su reproducción es mayoritariamente partenogenética, es decir, asexual sin la intervención del macho.

El mamífero más prolífico
El tenrec o tandraka, Tenrec ecaudatus, un pariente de las musarañas que vive en Madagascar e Islas Comores, pare de uns sola vez 32 crías. El opposum, un topillo de Virginia pare 20-30 crías de una sola vez; pero tiene varias puestas anuales hasta completar 150 topillos por año.


La gestación más prolongada
La salamandra negra de Los Alpes tiene un período de gestación de 3 años y 2 meses.
El elefante tiene un período de gestación de casi dos años (660 días).
Entre los peces es la mielga o galludo (Squalus acanthias), un tiburón vivíparo con un período de gestación de 18 a 24 meses.

La gestación más corta. El embarazo más breve es el del marsupial bandicut de nariz corta: 12 días.

El más maternal

La hembra del pulpo. Permanece en su cueva cuidando los huevos y sin comer hasta morir por inanición convertida en un amasijo de pieles.

Los más paternales

Los caballitos de mar que almacenan los huevos en una bolsa ventral hasta que eclosionan. El parto se produce con dolor. El macho de los peces gato o bagres, grupo al que pertenecen varios géneros y especies de aguas dulces y marinas, protegen los huevos en la boca, y durante los 15 días de desarrollo embrionario no puede alimentarse. Luego, los alevines buscan refugio en la boca del padre cuando se presentan situaciones de riesgo.

Los ñandús o avestruces americanas (Rhea americana), son aves americanas corredoras polígamas, y aunque un solo macho convive con hasta una docena de hembras, es el macho quien se encarga en exclusiva de la construcción de los nidos y de la incubación y cuidados de la pollada. Claro que antes transporta todos los huevos a un solo nido, sino sería para volverse loco.

El sapo partero (Alytes spp) lleva los huevos y las pequeñas crías sobre unos orificios que se desarrollan en su espalda. Lo curioso es que el partero es el macho.

El macho del pingüino emperador se dedica a la incubación de los huevos, sin comer, durante 115 días.

 

 

 


El pez que construye nidos


Son varios los peces que utilizan grietas naturales y conchas como nidos; pero el espinoso macho, Gasterosteus gymnurus (aculeatus) es el único que utiliza restos de algas para fabricar un auténtico nido en un túnel que excava previamente en el fondo. Una vez construido el nido, su vientre se vuelve rojo para atraer a las hembras que van depositando sus huevos en el nido. Una vez lleno el nido, fecunda los huevos y los cuida hasta el nacimiento de los alevines.


El pez con los escupitajos más certeros

El pez arquero del Amazonas, Toxotes jaculator, posee una ranura longitudinal en el paladar que al ser oprimida por la lengua escupe unas cuantas gotas de agua a presión a una distancia de unos 90 cm para capturar a los insectos que le sirven de alimento. La puntería es cuestión de habilidad que se alcanza con el tiempo.


Peces que se desplazan verticalmente


Por ser lo más frecuente, existe la idea generalizada de que todos los peces se desplazan nadando horizontalmente, con la cabeza hacia delante y la cola hacia atrás. Pero hay varias especies que se desplazan verticalmente, con la cabeza hacia arriba y la cola hacia abajo. Un ejemplo es el pez sable o tajalí, Trichiurus lepturus que vive en las aguas del Atlántico americano a 100 metros de profundidad. El caballito de mar es otro ejemplo.


El menos maternal
 

Los escorpiones. Aunque lleva a sus crías sobre el dorso, no duda en comérselas si se caen. Muchas especies que ponen gran cantidad de huevos se desentienden del cuidado de su prole. Tampoco el cuco es un modelo de maternidad: pone sus huevos en el nido de otra ave para que la cuiden los padres adoptivos.

 


La mayor orgía
Los invertebrados sedentarios con fecundación externa son estimulados al desove colectivo mediante unas sustancias químicas llamadas feromonas u hormonas ambientales liberadas por los machos.
Este mecanismo de desove simultáneo es todo un espectáculo en los arrecifes coralinos, pues en determinados períodos el mar se llena de gametos facilitando la fecundación.

El más peligroso para el hombre. El plasmodio de la malaria, un protozoo microscópico que ha sido la causa de la muerte del 50 % de los habitantes del Planeta.


El más agresivo

La tórtola turca (Streptopelia decaocto), que no tiene bloqueadores de la agresividad. Dos ejemplares en una jaula luchan hasta la muerte.



El pez llamado combatiente de Siam (Betta splendens)se llevaría la palma en el agua (dulce).

El más hábil
Los primates antropomorfos, que son capaces de utilizar herramientas. Entre las aves, el alimoche es capaz de utilizar piedras para romper la cáscara de los huevos de otras aves.

Los más políglotas


El estornino (Sturnus spp) es capaz de imitar el canto de otras aves y otros animales. También otras aves, como el mirlo pueden hacerlo. Pero la habilidad imitadora de los estorninos es sorprendente: pueden imitar a la perfección el sonido de los semáforos para ciegos, el sonido de los teléfonos móviles y cualquier sonido mecánico. Se cita la anécdota de que tras varios días de trabajo, cuando unos leñadores llegaron una mañana para continuar la tala, escucharon el sonido de motosierras y árboles cayendo. Se trataba de estorninos imitando el sonido producido por los leñadores en las jornadas anteriores.

El mirlo (Turdus merula) también es capaz de imitar el canto de cualquier ave, e incluso a otros animales.

El ave lira, Menura novaehollandiae es un gran imitador, cuyos cantos, en un 80 % de los casos, son imitación del canto de otras aves e incluso otros sonidos.
El ruiseñor también es un gran imitador capaz de emitir millares de sonidos diferentes.
El carricero políglota es capaz de imitar a 76 especies diferentes

El más voraz


La larva de la mariposa Falena polifemo de Norteamérica, que ingiere una cantidad de alimento superior a 86.000 veces su peso.


El más eléctrico


La anguila eléctrica del Amazonas (Electrophorus electricus). Puede emitir descargas de 600 voltios. El pez torpedo (Torpedo marmorata), o tembladera europeo puede alcanzar los 300 voltios.


El más destructor
La langosta migratoria de las regiones áridas de Asia y África, que devoran toda la vegetación que encuentran a su paso.

El más juguetón

La nutria. Incluso de adultas se pasan gran parte del tiempo jugueteando.

El mejor luthier (fabricante de instrumentos musicales)
El didgeridoo es una larga flauta utilizada por los aborígenes australianos. Para construirla entierran un tronco de eucalipto en un nido de termitas, las cuales roen la madera blanda del interior dejando un agujero en el centro. Luego no queda más que decorarlo. Los didgeridoo vaciados a mano no tienen la calidad de sonido de los fabricados por las termitas.

El mejor arquitecto
Las termitas australianas construyen termiteros que alcanzan los 6 metros de alto y varios metros de longitud.


El más gorrón
La rémora (Echeneis naucrates), que no solo utiliza a otros animales acuáticos como medio de transporte, sino que también se alimenta de sus presas.


El más mentiroso

Varias aves, entre ellas la chocha perdiz (Scolopax rusticola), imitan que están heridas para atraer a sus enemigos y alejarlos del nido. Ya a una distancia prudencial, levanta el vuelo para regresar con normalidad al nido. Muchos animales se hacen el muerto o imitan ser peligrosos para confundir a sus depredadores.


El lagarto que mejor trepa
El gekko (Gekko gecko) del nordeste de la India y archipiélago australiano, posee unos dedos con miles de pequeños garfios que le permiten trepar incluso por el cristal, soportando un peso superior a 4 veces su propio cuerpo.


El mejor corredor sobre el agua

El basilisco verde (Basiliscus plumifroms) de Centroamérica es capaz de correr por encima del agua a una velocidad de 12 Km/h. También es capaz de bucear.


La mayor población de mamíferos

Las colonias de perros de las praderas de cola negra (Cynomys ludovicianus), de Estados Unidos y México. En 1901 se citó una colonia formada por unos 400 millones de individuos.

La ciudad más grande
No es una ciudad humana, sino la de los perros de las praderas. La colonia de 400 millones de ejemplares observada en 1901 ocupaba una superficie de 61.000 kilómetros cuadrados.

La mayor concentración animal
Un enjambre de langostas migratorias de las Montañas Rocosas, observado en julio de 1875 sobre Nebrasca (EEUU). Cubría una superficie de más de 514.000 kilómetros cuadrados, y se calculó que estaba formado por más de 12 trillones de insectos, con un peso aproximado de 25 millones de toneladas.

El excremento más grande
Y también el más abundante es el del elefante. Consiste en 4 a 6 boñigas, cada una de 10 a 20 cm de longitud y de 12 a 15 cm de diámetro que son expulsadas unas 15 veces al día.
La ballena azul libera al agua grandes nubes casi transparentes formadas por los caparazones del plancton que le sirve de alimento.

El excremento más pequeño
El del ácaro arador de la sarna. Mide una milésima de milímetro.

El excremento más antiguo
Los excremento fósiles se conocen con el nombre de coprolitos. El coprolito más antiguo es de un dinosaurio de hace 70 millones de años.

El peor violinista
Las langostas marinas utilizan un sistema semejante a un violín para emitir un desagradable sonido que ahuyenta a sus depredadores. Este órgano consiste en un micrófono acuático y unos sensores adosados a los músculos de las antenas. Al mover las antenas, una pequeña púa se desplaza sobre una estructura situada cerca de los ojos y emite un sonido que asusta a los depredadores.

El más solitario

El panda gigante, Ailuropoda melanoleuca, pasa solo la mayor parte de su vida.

El sonido que no produce eco
El graznido del pato. Se desconoce el motivo.

El mejor pescador terrestre

El oso americano tiene fama de ser un buen pescador de salmones rojos; pero quizás lo supera el jaguar, que utiliza su cola para atraer los peces hacia la superficie para luego lanzarlos hacia la orilla con un zarpazo.

 


El mejor pescador marino
El rape o rabada, Lophius piscatorius, debe su nombre a la destreza que tiene para atraer a sus presas con la primera espina de la aleta dorsal, que tiene la forma de una caña de pesca acabada en un señuelo. Cuando se acerca un pez a devorar el cebo el rape abre su enorme boca para tragarlo.


El mejor planeador


Las ardillas planeadoras son capaces de planear entre árboles separados más de 40 metros.
Claro que también hay aves que planean más que vuelan; pero ya no tienen tanto mérito.

Las mejores actrices

La zarigüeya se hace la muerta cuando se siente acorralada, de forma que sus depredadores no se interesan por su supuesto cadáver. Pero no es el único animal que tiene este comportamiento. También muchas culebras, insectos y crustáceos son unos consumados actores/actrices que se hacen el muerto con éxito.

Los mejores disfraces
Gran variedad de animales se disfrazan o camuflan de animales venenosos (culebra falsa coral que imita a la peligrosa coral, moscas que imitan a abejas o avispas, mariposas que poseen en sus alas manchas que parecen los ojos de buhos, etc.). Otros se hacen invisibles adquiriendo formas o colores de las ramas, hojas o lugar donde viven. El mimetismo y el camuflaje son recursos muy utilizados para engañar a los depredadores. Es notable la habilidad de los peces planos, las sepias y los camaleones para cambiar el color de su piel.

Los que mejor se camuflan
En este punto consideramos a las especies que utilizan objetos del medio para camuflarse. Los cangrejos araña, por ejemplo, colocan sobre su caparazón algas o cualquier objeto del medio donde se encuentran. También hay gran variedad de especies que utilizan este recurso para hacerse invisibles. Los cangrejos felpudos, Dromia spp, tienen el último par de patas modificado para sujetar una esponja que siempre llevan a cuestas sobre el caparazón.

El que pesca con luz


El pez abisal Chauliodus posee en su boca 350 puntos emisores de luz con la que atrae a sus presas. No tien más que cerrar la boca para capturarlas.


El pez que mejor se desplaza por tierra

El guramí trepador o perca trepadora, Anabas testudineus, se desplaza por tierra, durante la noche, para buscar nuevas charcas cuando se seca la que habitaba. Para ello utiliza sus agallas espinosas. Para respirar retiene agua en la cavidad branquial. Esta especie vive en África y Sur de Asia.
La anguila común, Anguilla anguilla, también se desplaza por tierra para buscar ríos y lagunas. En este caso lo hace serpenteando como una culebra y respira por la piel (respiración cutánea) gracias a que sus escamas son diminutas.

Fuente: http://zonaforo.meristation.com/foros/viewtopic.php?t=720026

0 comentarios:

Advertencia:

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.