El color y el liderazgo

¿Quieres obtener empleo, cerrar ese negocio tan importante o proyectar comprensión y amistad ante un auditorio?

Si deseas influir positivamente en las decisiones que los demás toman hacia ti, es preciso que conozcas a detalle la psicología del color.

Te invito a que reflexiones:

1) ¿Qué colores usarías para proyectar responsabilidad y empatía pero sin perder liderazgo?
2) ¿Para proyectar poder y dinamismo ante un público joven?
El uso del color, en cuestión de imagen personal, puede aplicarse según dos categorías simples pero inmensamente poderosas:
a) La psicología del color.
b) La armonía cromática según las características en cabello, ojos y piel.

Hoy nos ocuparemos de la primera categoría, la psicología del color. Cada color, aplicado con maestría en el uso de nuestra vestimenta, provoca una reacción y/o un sentimiento preciso en quien lo observa.

La próxima vez que elijas los colores de tu atuendo,  toma en cuenta lo que cada color comunica.

Blanco: Comunica frescura, higiene, honestidad, inteligencia, poder, liderazgo.
Ideal para usarse en una entrevista de trabajo, en una junta de alto nivel, un discurso, o bien, para comunicar poder en climas muy cálidos. Es esencial, en el caso de los hombres, para un evento social formal. Si se es gerente o director es un color indispensable dentro del guardarropa.

Negro: Poder, elegancia, distinción y vanguardia, fuerza, misterio.
Ideal para todas aquellas ocasiones en que deseas comunicar liderazgo y autoridad, por ejemplo una presentación de negocios en donde se es el que lidera la reunión, o bien, para lucir elegante y formal en eventos nocturnos. Nunca uses una corbata negra durante el día (a menos que seas una estrella de rock o actor) o proyectarás tristeza o luto. En exceso, el color negro puede provocar el alejamiento de los demás.

Gris claro: Accesibilidad, respeto, confianza, organización, amabilidad.
Ideal para comunicar que se es una persona confiable, accesible, organizada y respetuosa. Útil para usarse también en climas cálidos. Si necesitas reflejar una imagen profesional pero accesible, deberás incluir el gris en tu vestimenta. En exceso puede comunicar indecisión, falta de carácter.

Gris oscuro: Liderazgo no autoritario, equilibrio, inteligencia y capacidad, profesionalismo.
Ideal para citas en las que no se desea opacar al jefe pero lucir con capacidad y profesionalismo. El mejor color, después del azul marino, para asistir a un primer encuentro durante el día con un cliente, asimismo para una entrevista de trabajo en la que el puesto no exige ser líder de proyecto o de área.

Amarillo: Alegría, dinamismo y optimismo. Es el color de la ciencia.
Ideal para citas en los que se debe reflejar energía y alegría, en donde se desea proyectar una imagen activa y abierta. Útil para usarse en climas cálidos o durante la mañana. En exceso puede provocar la impresión de falta de seriedad. No es recomendable para personas de piel morena (los hace lucir enfermos).

Naranja: Acción, dinamismo y energía, calidez.

Ideal para reflejar el espíritu de la juventud, el mayor dinamismo. Recomendado para comunicar una imagen alegre, entusiasta y llena de vitalidad. Refleja la sociabilidad y calidez de la persona. Tampoco se recomienda para personas de piel morena.

Rojo: Poder y autoridad, energía, sensualidad y erotismo.

Ideal para distinguirse de los demás con autoridad y liderazgo en citas de negocios de alto nivel, o bien para dar un toque de sensualidad y erotismo en atuendos femeninos durante la noche. Combinado con el blanco y el negro proyecta una imagen muy poderosa de liderazgo y autoridad, aunque silenciosamente provoca que los demás se mantengan a cierta distancia por la gran fuerza que refleja.

Azul cielo: Frescura, placidez, calma y confianza.

Ideal para citas de negocios en donde se desea inspirar la confianza de los demás sin ser autoritario. De los colores claros es el más indicado para los negocios. Muy útil para disminuir la autoridad de una prenda oscura, por ejemplo de color negro, azul marino o gris oscuro.

Azul marino: Autoridad, decisión y liderazgo.

Ideal para citas de negocios en donde se requiere proyectar una imagen que inspire respeto, credibilidad, liderazgo y poder de decisión. Combinado con blanco y rojo proyecta un liderazgo dinámico. El mejor color para usarse en una entrevista de trabajo, pues no es tan autoritario como el negro ni tan accesible como el gris.

Violeta: Templanza, lucidez, reflexión y confianza.

Ideal para agregar a tu vestimenta un toque de color que inspire confianza y una personalidad accesible y reflexiva. Si deseas comunicar autoridad en tu próxima cita, aléjate de este color. En cambio, es perfecto si buscas comunicar una imagen pacifica y espiritual. En exceso puede reflejar melancolía.

Púrpura: Diplomacia, sofisticación, misticismo.

Ideal para lucir un toque sofisticado y diplomático en los negocios; sin embargo, para lograr lo segundo, se debe no exagerar en su uso.

Rosa: Confianza, ternura, delicadeza, romanticismo, fantasía, glamour.

Ideal para comunicar confianza, durante el día en citas de negocios, o bien, glamour durante la noche. Por contradictorio que parezca a nuestra cultura machista, es un color obligado para el guardarropa de todo hombre. El que incluye este color en su vestimenta ganará la simpatía y confianza de los demás con más facilidad.

Verde claro (amarillento): Naturaleza, vida, calma y reposo.

Ideal para agregar a tu imagen un aire de esperanza y de calma. En exceso proyecta envidia. Recomendable en cuestiones de negocios sólo si te dedicas al diseño gráfico o si eres artista.

Verde oscuro: Tenacidad y esperanza.

Ideal para proyectar una imagen de gran tenacidad, no obstante, no se recomienda para su uso en los negocios.

Marrón: Evoca el otoño, sobriedad, equilibrio.

Ideal para proyectar una imagen seria, apacible, cálida. Resta autoridad a las pieles morenas. Jamás se recomienda para una cita de negocios de alto nivel. Es un color modesto, no poderoso, ordinario y tradicional.

Café oscuro: Sofisticación, seriedad, elegancia casual.

Ideal para agregar un aire de sofisticación y elegancia a los atuendos formales. Combinado con azul cielo refleja una imagen accesible y sofisticada. Combinado con negro proyecta una elegancia informal.

Dorado: Poder ligado a la riqueza, distinción y elegancia.

Ideal para dar un toque de distinción y poder a los atuendos formales. En exceso puede comunicar ostentación, lo opuesto a la elegancia.

 

Fuente: David Navarro

http://www.exonline.com.mx/diario/blog/755959

0 comentarios:

Advertencia:

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.