¿Qué hacer y qué no hacer durante una entrevista de trabajo?

Las entrevistas, y particularmente la primera entrevista, son cruciales en cualquier proceso de reclutamiento y en todos los niveles, desde el asistente hasta el director general. Es la primera impresión y a menudo la única oportunidad de exponer lo que has logrado en tu vida profesional y también de hacer empatía con el reclutador, con tu potencial jefe y con la empresa en su conjunto. Pero, qué puntos debemos procurar hacer para aumentar las posibilidades de conseguir el empleo deseado y qué puntos debemos evitar siempre para no perder buenas oportunidades. A continuación, algunos de los más importantes:

¿Qué hacer?

Mantén y muestra una actitud positiva. Probablemente ya has ido a varias entrevistas y empiezas a cansarte o desesperarte, pero recuerda que es importante lo que proyectas. Sonríe y mantén contacto visual con tu entrevistador.

Adáptate a tu nueva realidad. Si quieres cambiar de empleo, pero sobretodo si ya no lo tienes, toma el tiempo necesario para ser conciente de esto y después aplícate a buscar un nuevo empleo y se positivo. Buscar empleo es un trabajo de tiempo completo.

Prepárate para cada entrevista. Investiga un poco más de la empresa; revisa su página Web y detecta puntos clave de su crecimiento, su misión, sus valores, sus marcas, etc.; esto te servirá en la entrevista para demostrar tu interés en la empresa, tu cercanía con los valores de la misma y la facilidad con la que te adaptarías de integrarte a la misma.

Prepara un buen currículo y estúdialo. Es tu carta de presentación, debe estar completo, claro, sin faltas de ortografía, etc. Tienes que estar listo para cualquier pregunta que puedan hacerte sobre lo plasmado en tu documento.

Toma el tiempo necesario para la entrevista. Planea tu tiempo y procura no andar a las prisas. Es mejor sugerir al reclutador otro horario para la entrevista, que presionarlo verbalmente o mediante tu actitud para que termine rápido la plática.

Cuida tu imagen corporal. Siéntate adecuadamente y siempre viste de traje si eres hombre, o con vestimenta formal y sencilla si eres mujer. La pulcritud es importante.

Se puntual. Prevé inconvenientes y toma más del tiempo necesario para llegar a una entrevista, es mejor que llegues un poco antes y le des una última revisada a tu currículo, a que llegues tarde.

Véndete de cero en cada entrevista. Recuerda que la suma de tu experiencia, preparación y habilidades son un producto: ¡VÉNDELO!; aunque hayas ido a varias entrevistas, el reclutador no tiene porqué saberlo, así que siempre expón lo que has hecho, tus logros, tu crecimiento, etc.

Contesta lo que te preguntan. Se claro en tus respuestas y si algo no lo has hecho o no lo conoces, di la verdad; pero expresa situaciones o cosas similares que hayas hecho o que te permitan aprenderlo rápidamente.Toma en serio las entrevistas telefónicas o por cualquier otro medio electrónico. Muchas de las empresas aprovechan los medios electrónicos, sobretodo para agilizar sus procesos de reclutamiento; tu también hazlo.

¿Qué no hacer?

No dejes de asistir a una entrevista acordada. Si no estás abierto a participar en un proceso o te es imposible acudir a una entrevista, se sincero o reprograma la cita; pero nunca dejes de asistir, te estarás cerrando las puertas para oportunidades futuras.

No llegues en estado inconveniente. Si tuviste una reunión o comida previa a la entrevista, evita ingerir bebidas alcohólicas; ya que esto siempre se nota y da una mala imagen.

No actúes con prepotencia. No importa tu edad, ni la posición que desempeñas o desempeñaste; se amable con todos, desde el que te recibe hasta el que te entrevista.

No mientas ni inventes información. La verdad sale y perderás toda posibilidad de continuar en el proceso o de concursar para cualquier otra posición de la empresa.

Nunca hables con groserías durante una entrevista. No importa si el reclutador dice alguna, tu siempre exprésate respetuosamente.

Nunca subestimes las preguntas del que te entrevista, aunque a ti te resulten obvias. Tampoco digas “ya te lo había dicho” o “en mi currículo viene escrito”. Recuerda, véndete de cero.

No contestes tu teléfono celular. Durante la entrevista y aún cuando el reclutador si responda a alguna llamada en su teléfono, mantén el tuyo apagado. No hacerlo muestra desinterés.

Evita hablar mal de tu jefe o empresa anterior. Enfócate en tus logros y en los retos que enfrentaste durante tu gestión.

No hables de dinero en las primeras entrevistas. Primero véndete, después escucha oferta y luego negocia el sueldo. La mayoría de los reclutadores preguntan tu sueldo actual o último, para saber si la empresa estaría en posibilidad de ofrecerte eso o más.

No invadas el espacio de quien te entrevista. Por lo menos en la primera entrevista no lo saludes de beso, ni toques las cosas de su oficina. Tampoco le hagas preguntas personales, recuerda que tú eres el entrevistado.

Fuente: www.lucas5.com

0 comentarios:

Advertencia:

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.