Lo que no debe responder en una entrevista de trabajo

Por Kelly Eggers

No es para nada difícil arruinar una entrevista de trabajo.

Llegar tarde, usar ropa inapropiada y contestar el celular son apenas algunas maneras de acabar con sus posibilidades. Pero también puede meter la pata con lo que dice. Muchos ejecutivos encargados de contrataciones dicen que a veces hay candidatos que parecen perfectos pero terminan eliminados por decir algo que no tiene sentido.

Aquí tiene algunas respuestas que lo enviarán directamente a la puerta de salida.

1. Hábleme un poco de usted.

Si su respuesta comienza con algo remotamente relacionado con su lugar de nacimiento, sus experiencias en la escuela primaria o su mala relación con sus padres, considere la entrevista terminada.

Es difícil saber qué es exactamente lo que el entrevistador busca, pero se puede asumir que quiere que le dé un poco de información sobre su historia profesional. "Pregúnteles por dónde les gustaría que comenzara", dice Carolyn Thompson, una reclutadora ejecutiva y autora de Diez pasos para encontrar el empleo perfecto.

2. ¿Por qué quiere dejar su actual trabajo?

Definitivamente no debería hablar mal de su empleador.

"Está bien plantear que tiene un problema con su actual empresa, pero debe demostrar que lo ha intentado solucionar", dice Patrick Gorman, cofundador del grupo iFind, una empresa de reclutamiento de Nueva York. "Explique por qué está yendo a esa empresa en vez de por qué está escapando de su actual empleador", dice Rita Boyle, una consultora de Nueva Jersey.

3. ¿Cuáles son sus mayores fortalezas y debilidades?

La peor forma de responder a esta pregunta es hacerlo sin ni siquiera un dejo de modestia. "¿Debilidades? No tengo ninguna", es la peor cosa que usted puede decir, explica Gorman. Trate de identificar una debilidad y explique cómo ha tratado de superarla.

Cuando llegue el momento de analizar las fortalezas, no sea demasiado genérico. Mark Herschberg, un profesor de capacitación para carreras del Levin Institute en Nueva York, dice que casi todos los candidatos dicen obviedades como que son inteligentes o que trabajan duro.

4. ¿Cómo lo describirían sus actuales colegas?

Esta no es una oportunidad para simplemente presentar desde otro punto de vista sus fortalezas. Piense en las cosas por las que lo buscan en su oficina, dice Thompson. Sus subordinados, por ejemplo, podrían decir que usted es justo y que siempre está buscando formas de transmitir conocimiento útil.

5. ¿Cuál es su objetivo a corto plazo?

Nunca dé a entender que abandonará el cargo en breve para comenzar un nuevo negocio, volver a la universidad, o que se ve en el puesto del entrevistador. Pregunte a qué plazo exactamente se refiere quien está haciendo la entrevista: ¿seis meses, un año?

6. ¿Hay algunas tareas o tipos de personas que no le gustan?

Esta es una pregunta particularmente cargada, de acuerdo con Steven Raz, cofundador de Cornerstone Search Group, así que asegúrese de manejarse con cuidado. Apártese de cualquier respuesta que sea crítica con las altas jerarquías de una compañía.

7. ¿Tiene algunas preguntas?

Si hay una pregunta que puede cambiarlo todo, es ésta. No responder nada es una buena manera de mostrar que no está lo suficiente interesado en el trabajo, dice Raz.

Evite preguntar por sueldo, prestaciones y vacaciones. Haga preguntas relacionadas a "sus habilidades, experiencias y logros", aconseja Raz.

Fuente: http://on.wsj.com/j8fT7F

0 comentarios:

Advertencia:

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.